MEDIO AMBIENTE  (ISO 14001)

Las relaciones empresariales y profesionales actuales pasan por adecuar sus protocolos a la legislación medioambiental actual y a los requerimientos exigidos por los propios mercados. Con este fin se propone la adaptación de las entidades a la UNE – EN  ISO 14001:2004 para la elaboración de un Sistema de Gestión Medioambiental que proporcione una mejora en los recursos y una óptima regulación de los residuos.

La implantación de los requisitos contenidos en esta norma internacional proporciona un esquema de gestión medioambiental que facilita la relación con los clientes y empleados, la mejora en la imagen que se proyecta y el acceso a determinados concursos públicos.

 

HUELLA ECOLÓGICA

La “huella ecológica” que se define como el área de territorio ecológicamente productivo necesario para producir los recursos utilizados y para asimilar los residuos producidos por una población determinada con un nivel de vida específico de forma indefinida, sea donde sea que se encuentre esa área.

El cálculo de la huella ecológica consiste en un procedimiento que  transforma todos los consumos de materiales y energía a hectáreas de terreno productivo (cultivos, pastos, bosques, mar, suelo construido o absorción de CO2) dándonos una idea clara y precisa del impacto de nuestras actividades sobre el ecosistema. Es, en definitiva, el indicador “final” porque transforma cualquier tipo de unidad de consumo (toneladas, kilowatios, litros, etc.), así como los desechos producidos, en un único número totalmente significativo.

Este procedimiento de trabajo nos proporciona información de cómo y dónde debemos actuar para la mejora de la optimización en la utilización de nuestros recursos en las empresas.